C/ Villanueva 27, 1º Dcha, 28001. Madrid (Madrid)
+34 91 319 4348
L-V de 9:00 a 21:00 | S-D cerrado
Psicóloga y Terapeuta

Especialización en Constelaciones Sistémicas y Trauma. ECOS Escuela de Constelaciones Sistémicas. Peter Bourquin y Carmen Cortés.

Brainspotting. Intituto Alecés. Mario Salvador

Especialización en Terapia Transpersonal. Universidad Europea Miguel de Cervantes, Escuela Española de Desarrollo Transpersonal.

Terapia personal didáctica: Terapia y Estados Ampliados de Consciencia, Psicoterapia de Integración y Reprocesamiento del trauma, Constelaciones Familiares en grupo y en sesión individual, Trabajo de Sanación del Gemelo Solitario, Meditación Vipassana, Tantra, Terapia Transpersonal, Respiración Holoscópica, Maternidad Consciente, Terapia Humanista Integrativa, Procesos de Duelo, Análisis Transaccional, Terapia Cognitivo-Conductual.

Licenciada en Psicología, especialidad clínica y de la salud. Universidad Complutense. Université René Descartes.

Acerca de mi y de mi comprensión del proceso terapéutico

Aprovecho este espacio para daros unas pinceladas sobre quien soy y mi comprensión del proceso terapéutico.

Lo vivido y aprendido hasta ahora me ha traído hasta aquí. A esta labor de acompañar a otros en sus procesos de crecimiento y recuperación.

En el camino, me he encontrado con no pocas dificultades. Claro que también ha habido puntos de apoyo. Ambas partes me han impulsado a madurar y alcanzar cierta plenitud.

He aprendido que la adversidad ayuda a crecer, a salir de nuestras zonas de confort para mostrarnos nuevos horizontes. Bien acompañados en ese camino, el aprendizaje y la evolución resulta algo más amable.

Por ello, qué importante ha sido en este viaje la presencia de aquellos con un buen trecho de su camino de autoconocimiento ya hecho. Para mi fueron como faros que volvían el camino
transitable. Las dificultades no desaparecían de un día para otro pero la percepción de que aquello era insalvable desaparecía; el presente venía y viene cargado de recursos.

Como el mal tiempo, que no siempre es la causa del frío que uno pueda pasar, sino la falta de abrigo apropiado, parece que algo parecido ocurriese en el proceso terapéutico. Podemos
hacer algo para dejar de pasar frio sabiendo que cambiar la meteorología queda fuera de nuestro control, la vida trae lo que trae! Hacernos con un buen abrigo, alguien que traiga abrigo durante esas etapas frías del viaje, permite ver con más claridad dónde estamos y hacia dónde queremos ir.

Suena a tópico eso de que la vida es una aventura y al mismo tiempo no conozco viaje mayor. ¡Y mucha de esa vida ocurre dentro de uno mismo! En forma de anhelos, miedos, necesidades, bloqueos, amor, calma, seguridad…

Poder mirar hacia ello, con curiosidad, y atenderlo, nos hace despertar a una dimensión de nosotros mismos de gran potencial, que con el tiempo podrá concretarse en un mayor bienestar en nuestras relaciones, no sólo con los otros, sino con uno mismo y con la vida.

A lo largo de mi trayectoria personal y académica he pasado por muchas sesiones de terapia personal y didáctica. Me sirvieron para mucho: aliviar la soledad, encontrar respuestas,
trascender algunas de esas respuestas, dar sentido, llevar a cabo cambios importantes, recuperar el sentido de pertenencia, resolver conflictos en paz… y sobretodo ampliar mi capacidad de entender, en su sentido más amplio, y estar presente.

Me siento en mi elemento integrando lenguajes y niveles terapéuticos distintos. La realidad me resulta suficientemente simple y compleja como para despertar mi curiosidad en los planos personal-biográfico, sistémico y transpersonal. Esto enriquece mi mirada y comprensión.

Al mismo tiempo puedo reconocer que el ser humano guarda dentro de sí un gran poder de autocuración y que esa parte siempre está activa, a veces sólo necesita el ambiente y el acompañamiento apropiado para que haga lo que ya sabe hacer.

Me viene la imagen de la tierra en movimiento. Cómo la noche da paso al día tras varias horas de sombra, aparentemente inmóvil y sin cambios, hasta alcanzar el amanecer en sólo unos minutos- Y así de forma cíclica. Viene a describir cómo puede ser un proceso terapéutico.

Echando la mirada atrás, desde este hoy, puedo asentir con gratitud y complicidad a todo lo recibido y todo lo que me es ofrecido a dar. Mi agradecimiento es profundo. Y desde ahí, te
invito a probar.