C/ Villanueva 27, 1º Dcha, 28001. Madrid (Madrid)
+34 91 319 4348
L-V de 9:00 a 21:00 | S-D cerrado

Entrevista a Carlos Vergara. La Razón, edición de Madrid 24-10-2015

Entrevistamos a Carlos Vergara, socio director de Lagasca Centro Terapéutico en Madrid

IR AL PSICÓLOGO HA DEJADO DE SER TABÚ

Lagasca Centro Terapéutico está formado por un equipo de psicólogos y terapeutas acreditados en la práctica del acompañamiento terapéutico convencidos de que iniciar un proceso de terapia es una oportunidad para superar miedos, dificultades y situaciones dolorosas, creciendo en autonomía y libertad.

Sr. Vergara ¿Cuál es la razón de la creciente popularización de la psicoterapia?

En mi opinión, ir al psicólogo ha dejado de ser tabú. La crisis ha potenciado la concienciación de la Sociedad sobre la importancia del cuidado de la persona, normalizándose el inicio de un proceso de psicoterapia del mismo modo que se acude al nutricionista, al fisioterapeuta o se incorpora el ejercicio físico de forma regular. Es más, son los propios clientes quienes, tras experimentar su mejora, recomiendan desarrollar terapia a sus conocidos.

¿Cuáles son los principales motivos para acudir a consulta?

No es necesario encontrarse en una situación crítica para acudir al terapeuta. La mayor parte de nuestros clientes acuden a consulta porque tienen la sensación de que hay algo que no acaba de encajar en sus vidas y quieren comprender qué es y cómo solucionarlo. Así mismo, en el ámbito familiar son muy frecuentes los trabajos con niños, adolescentes y la terapia de pareja.

¿Cuáles son los principales ingredientes del enfoque terapéutico del equipo de Lagasca?

En primer lugar, el papel protagonista del cliente en su propio proceso. En segundo lugar, la escucha activa. Vivimos en una Sociedad fuertemente tecnologizada donde cada vez nos encontramos más aislados y tenemos más dificultad para dedicar el tiempo suficiente a las relaciones personales y a la escucha sincera. Por último, la incorporación de las emociones en el trabajo terapéutico, que son legitimadas, normalizadas y se les da sentido dentro de la historia personal de cada paciente.