C/ Villanueva 27, 1º Dcha, 28001. Madrid (Madrid)
+34 91 319 4348
L-V de 9:00 a 21:00 | S-D cerrado

Psicóloga y Psicoterapéuta Humanista Integrativo. Colegiada M-29898.
Coordinadora del área de Adolescencia.
Miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COP)

Socio de APHICE, Asociación de Psicoterapeutas Humanistas Integrativos y Counselling de España.

Especialista en Terapia con Niños y Adolescentes por el Instituto Galene de Psicoterapia.

Máster en Psicoterapia Humanista Integrativa por el Instituto Galene de Psicoterapia.

Formación en Análisis Transaccional, Terapia Gestalt, Psicoanálisis, Bioenergética, Terapia de Duelo, Psicodiagnóstico y Técnicas de Trabajo Emocional por José Zurita y Macarena Chías.

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

Acerca de mí

Mi nombre es Bárbara y me dedico tanto personal como profesionalmente al desarrollo y al crecimiento personal.

Admiro profundamente mi profesión y mi labor profesional. Desde muy pequeña confío plenamente en el alto potencial humano, en el desarrollo y en la oportunidad de cambio como vía de crecimiento. Me considero una persona sensible e intuitiva, con una alta capacidad analítica. Disfruto mucho el aire libre y el contacto con la naturaleza.

Hace ya tres años que descubrí la Psicoterapia Humanista durante mi estancia en Chile y de vuelta a España no tardé en formarme en este enfoque no tan reconocido dentro del ámbito de la Psicología.

La Psicoterapia es el lugar donde nació mi verdadero “YO profesional” y es también donde continuo dándole forma a mi proyecto de vida.

Mi comprensión del proceso terapéutico

La herramienta básica e imprescindible dentro de mi concepto de terapia es la relación que se establece entre el paciente y el terapeuta. Una relación sana, sostenida a través del respeto, la seguridad y la confianza mutua.

La espontaneidad y la autenticidad son dos clásicos-básicos que podría decir que me definen profesionalmente hablando.

Bajo mi punto de vista, en la terapia se le ofrece a la persona un espacio de protección donde pueda ser ella misma, otorgándole la confianza y el permiso necesario para ser el diseñador de su propio proceso de crecimiento. El terapeuta acompaña al paciente a dar sentido a las diferentes relaciones y situaciones que forman parte de su vida y le guía en la resolución de antiguos conflictos que puedan estar afectándole en su día a día.