C/ Villanueva 27, 1º Dcha, 28001. Madrid (Madrid)
+34 91 319 4348
L-V de 9:00 a 21:00 | S-D cerrado
Terapeuta y Counsellor Humanista Integrativa.
Coordinadora de las áreas de Pareja y Paternidad y Maternidad.

Socia de APHICE, Asociación de Psicoterapia Humanista Integrativa y Counselling de España.

Máster en Counselling Humanista Integrativo por la Universidad de Alcalá y el Instituto Galene de Psicoterapia.

Formación en Análisis Transaccional, Terapia Gestalt, Psicodiagnóstico, Terapia de Duelo, Técnicas de Trabajo Emocional, Técnicas de Counselling y Terapia Breve con Macarena Chías, Pepe Zurita, Georges Escribano y Jesús Cuadra.

Máster en Gestión Cultural para las Artes Escénicas por la Universidad Complutense y la SGAE.

Suficiencia Investigadora y Certificado de Aptitud Pedagógica por la Universidad de Salamanca.

Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca.

 

Sobre mí y mi concepto de la terapia

Nací en Gran Canaria, vivo en Madrid con mi familia y tengo 40 años.

Desarrollé mi carrera profesional en la gestión cultural dedicada a la comunicación, la prensa y la promoción en el ámbito de las artes escénicas, en especial de la música y el teatro. Cuando nació mi hija decidí dedicarme a su crianza y me sentí tan perdida que inicié un proceso personal de psicoterapia, individual y grupal, que duró más de siete años. Esta experiencia de reencuentro y reconstrucción interna fue tan poderosa, sanadora y apasionante que decidí reorientar mi vuelta al mundo profesional desde el ejercicio de la terapia humanista.

Busqué en las fuentes de este enfoque una formación sólida que diera solvencia académica y estructura a todos estos años de aprendizaje vivencial y realicé el máster de Counselling Humanista Integrativo del Instituto Galene y la Universidad de Alcalá.

Mi formación académica y mi recorrido profesional ha estado siempre relacionado con las humanidades y la expresión artística. Me apasionan la música, el teatro y la pintura, colaborando profesionalmente como cantante en bandas sonoras para televisión, entre otras cosas. Siento que mis inquietudes y mi formación logran integrar la visión que tengo del ser humano como un todo: cuerpo, mente, emoción y trascendencia. Y así acojo a las personas en el acompañamiento terapéutico, con escucha, respeto y atención a lo que dicen con sus palabras, expresan con su cuerpo o anhelan con su espíritu.

En estos años intensos de estudio y práctica en Counselling Humanista he comprendido, asimilado e integrado los mecanismos, los procesos, y las diferentes pautas del proceso terapéutico. Mi perspectiva de paciente se completa con los conocimientos y las herramientas que ahora poseo como terapeuta. El Análisis Transaccional, la Bioenergética y la escucha del cuerpo, la Gestalt, el trabajo emocional y el duelo terapéutico son la base sobre la que nos apoyamos para acompañar a la persona a bucear en emociones profundas para que se produzca la experiencia reparadora y emerja la decisión de tomar su vida con más poder, alegría y amor.

La especialización en Counselling me acredita profesionalmente para la atención de quienes desean afrontar las dificultades cotidianas, eventos puntuales (duelos, pérdidas de empleo, crisis de pareja, la llegada de un hijo…) o los períodos de estancamiento y frustración que limitan su capacidad para sentirse realizados y afrontar la vida con autoestima, esperanza y satisfacción. Este enfoque es muy liberador y aleja la idea de patología o enfermedad que puede pesar sobre esta relación de ayuda y la motivación para acudir a un terapeuta-counsellor profesional. Todo el mundo puede iniciar un proceso terapéutico, pues se trata de un camino de autoconocimiento, de sanación y reconciliación con nosotros mismos, de aceptación y empoderamiento para vivir la vida con plenitud.

Creo profundamente en la capacidad de cada persona para poner en marcha los recursos que nos hacen dueños de nuestro equilibrio, autonomía y satisfacción. Admiro la creatividad del ser humano y me siento afortunada de compartirla cuando se despliega de forma genuina en el ámbito de la consulta.

Continúo mi proceso personal, mi formación y recibo supervisión acreditada sobre mi actividad profesional, lo que me permite estar en buenas condiciones para este ejercicio.

El proceso terapéutico es un viaje hacia el interior, a veces un viaje hacia atrás en nuestra historia, un viaje de indagación y descubrimientos… pero sobre todo es un viaje hacia delante, hacia la posesión de un presente vivido con conciencia, libertad y autonomía. Y yo estoy disponible para acompañarte en un espacio protector y seguro.